martes, 6 de septiembre de 2011

un poco de cuidado y germina el futuro

Sin miedo, un Baobab crece en la ventana. Foto L. Martinez
Aunque fracasen nuestros intentos, lo vital tiene un mecanismo tan poderoso y tan inalcanzable, que un poco de cuidado lo hace despertar.

A veces el miedo nos habita de tal forma que no vemos salida. Y nos quedamos como de piedra. Como esas semillas que parecen secas, muertas, en el exterior, pero que guardan dentro todo lo que necesitan para desarrollarse, para ser algo nuevo.

Tenemos esa posibilidad de desarrollarnos y dejarnos reverdecer. Necesitaremos procurar las circunstancias adecuadas, estar atentos en los momentos frágiles y aceptar el cuidado en ocasiones. 
Pero muchas veces nuestro propio mecanismo vital empujará a pesar y sin nosotros mismos. Y se irá tejiendo algo único que avanza para cumplir el propósito de su existencia.