domingo, 28 de agosto de 2011

Crisis del amor en un tiempo en crisis

Ahora no me refiero al de pareja, sino al encuentro con el otro, a la distancia que cada vez tomamos con los demás que piden a gritos salir de su soledad y su dolor. 
Solos nos vemos débiles, nos debilitamos realmente, nos sentimos impotentes, confundidos. 
Una galaxia de soledades en movimiento, extrañas y confundidas. 

Y parece que no son suficientes las ideologías, ni los templos de siempre... tanto cambio, tanta velocidad y tanta crisis ha agrietado de tal forma las paredes de lo viejo que puede que ya no sirva. Nos resistimos a perderlo, pero a much@s no nos satisface en lo humano.
Foto: L. Martínez. En Murcia, una mañana de 2011

Locos, solos, desarraigados vamos volando a veces como hojas que son arrastradas hasta recogerse en las cunetas de las calles.  Unos más que otros, unos porque necesitan un poco de locura para salir de la cordura que no ayuda y otros porque se han roto sus sueños de tal forma que no se encuentra la manera de sostener cuerpo, mente y espíritu en un mismo recipiente.  

Rotos y buscando, con menos seguridades que nunca. 

Tal vez, y ojalá sea pronto, suba y se estabilice la bolsa, ganen seguridad los mercados y se cree más empleo para poder de nuevo ganar y consumir y gastar, o no,
pero ¿cómo podremos salir de esta crisis en lo humano?

sábado, 6 de agosto de 2011

amor, lo que encuentro y lo que busco

no hay manera,
nunca es lo que esperábamos
nos pone del derecho y nos vuelve del revés. 

y cuando ya no sabemos ni quienes somos ni qué queremos, cuando preferiríamos rendirnos a seguir, porque lo antinatural es permanecer en el dolor... lo más dulce, el regalo, el momento que es motivo de agradecimiento.

Placa en Calle Beso (Granada) Foto O. Dieme
Mi madre lo tiene claro: si alguién se queda en la vida de alguien mucho tiempo, 
es porque "era el suyo". Yo aún no lo sé. ¿cómo saberlo?

Llévame al agradecimiento.
Y ojalá fuese un agradecimiento que no se caiga, que no se quede fuera de cobertura, que se mantenga en el tiempo.


Que tengas amores que te ayuden a ganar en libertad y alegría. Alegría que permanece.