miércoles, 15 de septiembre de 2010

Es posible que la oscuridad quede iluminada en cualquier parte del mundo

A veces no es necesario viajar lejos. Lo diverso, lo distinto, lo sorprendente nos encuentra allá dónde estamos y cómo estamos. 
Y comenzamos entonces un viaje sin mapas ni equipaje, en el que necesitamos que se prenda una luz de vez en cuando.

Muchas realidades necesitan de lucidez, para que se pueda realizar la justicia, la solidaridad, la dignidad. Y también en nuestra vida cotidiana una luz nos advierte a veces de lo ciegos que estábamos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario