sábado, 18 de septiembre de 2010

El encuentro y el arte de las relaciones humanas

Los encuentros nos ofrecen la posibilidad y el privilegio de entrar en el mundo del otro. Las relaciones humanas transcurren como los acontecimientos naturales, sin programa, ni guiones.. vamos viéndonos y viviéndolas sin poder adivinar cual será el resultado. A veces la intuición nos avisa, el miedo nos frena, la confianza nos ayuda a seguir adelante, el amor y el deseo nos animan... Otras retrocedemos y nos sorpendemos descubriéndonos como verdaderos desconocidos para nosotros mismos.

¿Cómo aprender el arte de las relaciones humanas?
¿Cómo avanzar juntos sin herirnos?

Esta bonita imagen la he encontrado en el blog de María "Les voyages de Maria". Ella da su opinión sobre las relaciones y las dificultades. Lo hemos incluido como enlace al final de esta página por si queréis visitarlo. Ella habla de sus viajes, del choque cultural, de las relaciones.. A veces no hay que añadir más palabras a lo que ya está escrito.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

El amigo limonero


Para muchos de nosotros resulta conocido este frutal de pequeño tamaño, que en compañía del Baobab sería diminuto.  Es pequeño, pero siempre anda ofreciendo; a veces nos regala sus pequeñas flores de profundo aroma y más tarde aparece cargado de vitaminas.
Siempre ofrece su sombra, aunque en un tiempo con las prisas de un continente acelerado, se ha perdido la costumbre de sentarse bajo sus ramas y descansar y esperar en contacto con la tierra.  
 Ajeno a todo esto, el limonero ofrece su verdor, sus frutos y su frescura.
Muchas personas son como limoneros: discretas, generosas, un poco ácidas a veces, románticas, frescas siempre.

El señor Baobab

Un árbol alto, de grueso tronco, copa alta, profundas raíces y extenso aunque escaso ramaje que podemos encontrar si paseamos por África central. Se considera un árbol sagrado y es símbolo de Senegal. Sus semillas son pequeñas, como un grano de café, pero abundantes. 
En su tronco se podría vivir y a su sombra las personas se suelen reunir para resguardarse del calor, charlar, comprar o vender, celebrar una fiesta o simplemente estar en compañía.
Da la impresión de que es un árbol fuerte y que es la tierra la que se agarra a él y no al revés.Como esas personas que parecen no dudar nunca y una diría que no las abandona la confianza.

Es posible que la oscuridad quede iluminada en cualquier parte del mundo

A veces no es necesario viajar lejos. Lo diverso, lo distinto, lo sorprendente nos encuentra allá dónde estamos y cómo estamos. 
Y comenzamos entonces un viaje sin mapas ni equipaje, en el que necesitamos que se prenda una luz de vez en cuando.

Muchas realidades necesitan de lucidez, para que se pueda realizar la justicia, la solidaridad, la dignidad. Y también en nuestra vida cotidiana una luz nos advierte a veces de lo ciegos que estábamos.